40 años de historia

 

“He vivido una vida plena,
Viajé por todos y cada uno de los caminos.
Y más, mucho más que esto,
Lo hice a mi manera.”    -Paul Anka.

Aunque muchos digan que en la edad los números no importan y que todo está en el espíritu, cumplir 40 años para mí, no podía pasar desapercibido, por eso decidí hacer un pequeño recuento de lo que ha pasado en el mundo y en mí mundo durante estos años.

Hice mi entrada triunfal en 1977, año en el que murió Elvis Presley, y ustedes se preguntarán qué tiene eso de especial, pues la respuesta es nada, pero para mi es una linda casualidad porque Elvis se convertiría en mi amor platónico desde mis años de adolescencia. Todavía siento ganas de llorar cuando escucho su versión de My way que es un recuento de vida y una petición de cómo querer terminar la existencia.

En 1985 cuando estaba como en segundo de primaria sucedieron dos eventos que marcaron la historia de mi país y de igual manera influenciaron ese año de mi infancia, la toma del palacio de justicia por parte del grupo armado M19 y la tragedia de Armero. Los dos eventos sucedieron con 7 días de diferencia, noviembre 6 y 13 para ser exactos.

De la toma del Palacio de justicia recuerdo que durante el noticiero de la noche empezaron a pasar imágenes en las afueras del recinto llenas de tanquetas del ejército. A mis 8 años, me costaba entender la magnitud de este acontecimiento, pero lo que sí recuerdo es que se decía que Bogotá estaba en caos y yo solo pensé en Malala, una amiguita que hice en el colegio pero que por motivos de trabajo de su papá , se habían mudado a Bogotá en medio del año escolar. Facebook, el email o los mensajes de texto hubieran sido de mucha utilidad en aquella oportunidad. Creo que fue algo similar a cuando ocurre alguna tragedia en alguna ciudad del mundo y siempre pensamos en los conocidos que tenemos en ese sitio. Por ejemplo, cuando hay un huracán, tornado o alguna de esas inclemencias del tiempo que suelen suceder en Estados Unidos, siempre recibimos llamadas preguntando que cómo va el huracán, así sea que esté ocurriendo dos estados al lado del nuestro.

La tragedia de Armero ocurrió debido a la erupción del Nevado del Ruiz y por el deslizamiento de lodo, barrió con esta  pequeña ciudad dejando 23.000 muertos aproximadamente. Otra vez, a mi corta edad poco entendía sobre la magnitud de esta tragedia, que había ocurrido lejos de mi casa y que no había tocado a nadie de mi familia, pero si continúe por meses escuchando el nombre de Armero y de las personas que buscaban los desaparecidos o niños que buscaban a su padres.

Aquí hacemos la transición a la tecnología y cómo ha cambiado durante estos 40 años de mi existencia. Para empezar hablemos de la televisión. No puedo decir que me tocó el cambio de la televisión blanco y negro a color, pero si recuerdo los pequeños televisores de mis abuelos que parecían cajones, se prendían dando vuelta a un botón y se demoraban unos segundos en encender. Lo mas impensable para un niño de 8 años de hoy en dia es que la televisión, o en Colombia por lo menos, no funcionaba las 24 horas y solo teníamos dos canales nacionales. Todo estaba fríamente calculado para que llegáramos del colegio, tomáramos el almuerzo, hiciéramos las tareas y a partir de las 3 o 4 de la tarde, después de la emisión de los niños de Armero buscando sus familias empezara la diversion. ¡Plaza Sesamo!

Hoy a mediados del 2018, la televisión se ha convertido en lo que los programas de los 80’s nos mostraban como el futuro. Podemos verla en cualquier dispositivo portátil como teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras personales, etc. Y aparte de esto, podemos escoger qué programas ver con servicios como Netflix o la televisión por Internet.

Con la tecnología, está la la música también. Digamos que aunque no se tocar ni el triángulo en las novenas de navidad, la música ha hecho parte importante de mi vida. A mis 20’s cuando atravesaba un momento dificil economicamente, empecé a trabajar para pagarme la universidad, en una tienda de discos que había llegado a Medellín como franquicia internacional. Conocí amigos entrañables, aprendí sobre música de todos los géneros, obtuve mi primer ascenso laboral y lo mejor, conocí a quien es hoy mi esposo y compañero de aventuras. Para él y sus amigos yo era “la de los discos”.  Pero todo en esta ‘torre de música’ no fue del todo melodioso. El 11 de enero del 2001, cuando estaba haciendo el turno de la noche, explotó un carro bomba en el parqueadero del centro comercial donde quedaba mi amada tienda de los discos. Fue una noche de horror. Gracias a Dios y la vida nadie que yo conocía resultó herido, pero una vez más, Medellín había sido víctima de la violencia heredada del narcotráfico que por años ha azotado a Colombia.

Hablando del narcotráfico, los años 80’s y  90’s en especial fueron una época difícil para  mi ciudad. Recuerdo que durante un tiempo, la gente se guardaba en las casas a partir de las 6 o 7 de la noche, porque no se sabía que podía ocurrir en medio de esta violencia entre carteles y sicarios.

Pero no todo fue como lo pinta la serie internacional Narcos. Cuando estaba entrando en mi adolescencia, comencé mi vida social con los amigos de mi barrio. El barrio Laureles para ser exactos. Con ellos empecé a descubrir el mundo mas allá de las calles seguras que nos vieron crecer. Recuerdo que tomábamos un taxi entre varios, para ir al centro comercial de moda en la ciudad a comprar chicles y chocolates importados. Comerse una Snickers o unos chicles Bubble Gum era un lujo que previo a la apertura económica no muchos podían disfrutar.

La vida a veces te tiene cosas preparadas que ni tú mismo te las esperas. Yo nunca pensé que me iría de Colombia y menos de Medellín, pero en el 2005 con 27 años, dejé mi ciudad para empezar mi camino en Estados Unidos con aquel que me llamaba “La de los discos”.  Este, creo yo, ha sido el punto de inflexión mas importante de mi historia, irme de la tierra, dejar a mi familia, empezar una vida de casada, de mamá y lo mas importante convertirme en inmigrante.

En Estados Unidos me han pasado cosas maravillosas. He tenido la oportunidad de conocer lugares hermosos, abrir mi mente a otras culturas, entender que la única religión no fue la que me enseñaron en aquel colegio de monjas donde estudié. He hecho amigos que son como familia y lo mas importante, tengo la bendición de tener mi propia familia. Pero como todo tiene su contraste, también he sentido días enteros de soledad, me he sentido extraña  y fuera de lugar con costumbres que por más que trate de acoplarme, nunca serán parte de mi cotidianidad.

En el 2007, sucedió otra cosa importante que ha cambiado mi forma de conectarme con el mundo. Se dio inicio, o por lo menos para mi, a esta nueva era de la redes sociales. Gracias a una invitación que acepté para conectarme en una red de amigos, 11 años más tarde, desde este lugar del mundo, tengo conexion con amigos, conocidos y familiares. Además se han convertido en parte de mi trabajo, porque hoy en día, a mis 40 años, trabajo en lo que tanto esfuerzo me tomó estudiar en aquellos años en la tienda de discos, soy publicista especializada en estrategia digital y redes sociales.

Insisto, hay algunos que aseguran que cumplir 40 es como cumplir cualquier otro año más, pero definitivamente no es así y les voy a decir por qué. Para las mujeres llega la mamografía y para los hombres el examen de la próstata. Hablar de Botox, vitaminas, hormonas y dietas puede ser el tema frecuente de las reuniones sociales.

Si estas leyendo esto y te esperan todavía unos años para llegar a los 40, no te asustes, estos temas “médicos” son solo parte normal de la cuarentañez, pero si eres cuarentón o de ahí para arriba, ¡lo mejor está por venir!

De Armero, poco se volvió a hablar, pero la naturaleza continúa sacudiéndonos. En el 2017, año en que cumplí 40, el mundo estuvo lleno de desastres naturales. Hubo terremotos en México e Irán, un alud en Mocoa Colombia, pasaron los huracanes Irma, María y José, y se vivieron incendios en California, España, Portugal y Chile.

A todos los que leen este escrito, les agradezco con el alma tomarse unos minutos para estar conectados conmigo. A mis CUARENTA puedo decir que he sido una persona feliz y espero seguir siendo parte de este mundo tan cambiante.

Besos -Paula

*Si quieres conocer un poco sobre la tragedia de ARMERO, te invito a escuchar este podcast: Los ninos perdidos de Armero Parte 1 y Los Ninos perdidos de Armero Parte 2 

Aquí, unas fotos para el recuerdo…

inra
Mi mamá y yo, Barranquilla 1977. Me retracto de la televisión a blanco y negro…parece que si me tocó.
discos
Tower Records, Medellín. Cuando era “La de los discos”.
Ihop
Julio del 2005, el dia que llegué a vivir a Estados Unidos.
graceland-4
Visitando la casa de Elvis Presley en Memphis, Tennessee. “Graceland”
40s
El dia que cumplí 40!

 

 

 

 

Advertisements

Mitos y ritos del vino y el café

Por: Erika Valero

Qué mejor forma que recibir la primera escritora invitada de La Caja de Paula, que con este tema que a muchos apasiona y aqunque es posible que no diferencies muy bien lo que es un buen vino o un buen café como yo, estoy segura que son sabores que muhas veces has desgustado.

Una conversación entre el vinicultor estadounidense y el caficultor colombiano 

Octavio Acevedo y su hijo Humberto son caficultores, empresarios y dueños de la finca Café de la Cima en el Municipio de Fredonia, zona cafetera de Colombia. Peter Rausse es vinicultor y empresario estadounidense, hijo menor de una familia vinicultora y dueños del viñedo Gabriele Rausse Winery, ubicado en el centro del estado de Virginia a las afueras de la Ciudad de Charlottesville.

Los agricultores hablaron durante la ruta cafetera que ofrece la finca Café de la Cima en Colombia. La finca opera su propia tecnología con un cafeducto y una tostadora inventadas por el abuelo Octavio. Los Acevedo tuestan su propio café con denominación de origen. “Aprendí de mi papá a cultivar y producir café, pero hasta hace muy poco mi padre se tomaba el café de menor calidad del mercado.” Asegura Humberto Acevedo.

Peter Rausse explica que su trabajo es principalmente la producción del vino, desde que llega la uva hasta que sale la botella. “Cuando mi padre llego a los Estados Unidos en 1976 no tenía experiencia haciendo vino, él era un agrónomo de la Universidad de Valdano en Italia y la compañía Zonin lo trajo a cultivar uva a Virginia.” En la actualidad, Gabrielle Rausse Winery ofrece cata de las 14 variedades de vino que se producen en su casa.

Los mitos del vino y el café según los agricultores

Para Humberto Acevedo uno de los grandes mitos alrededor del café es que el colombiano sabe beberlo. “Hasta hace muy poco, tanto productores como consumidores, no sabíamos mucho sobre variedad, calidad o sabor, y mucho menos del origen del café que nos bebemos todos los días.” Humberto concluye que tomarse un buen café en Colombia sale costoso para la mayoría, “lo que es irónico porque tenemos uno de los cafés con más calidad del mercado mundial.”

Una bolsa de 500 gramos en Café de la Cima cuesta 15.000 pesos colombianos, el equivalente a 4.5 dólares y una de café en el supermercado cuesta 4.000 pesos, el equivalente a 1.5 dólares.

Peter Rausse considera que uno de los mitos más populares entre los consumidores de vino es creer que se conoce su calidad porque está hecho de cierto tipo de uva.  “No se puede decir que no te gusta por ejemplo el Merlot aunque hayas probado muchos, sería correcto decir, aun no me ha gustado ningún Merlot, porque todos son diferentes. “La sepa de uva o al arbusto de café son como una gran mamá que tiene muchos hijos, no todos salen iguales o perfectos.”

Humberto explica que pasa lo mismo con el café y los procesos de fermentación, ningún sabor es seguro y todo depende del clima y la cosecha. “Aquí en la finca nos damos cuenta que si añadimos tiempo a la fermentación el café no necesariamente se arruina, solo adquiere una calidad diferente y en ese caso se aplican variables diferentes en el lavado o secado”. Humberto piensa igual que Peter sobre el concepto de consistencia: una variable muy compleja cuando se trabaja con productos vivos o dicho de otra manera, con comida.

En su experiencia como productor, Peter sabe que es muy difícil obtener un vino completamente consistente. “Gran mito entre los productores. Las grandes industrias pueden hacer un producto relativamente consistente, aunque no necesariamente de la mejor calidad.” Peter asegura que el vino Rausse como cualquier otro vino cambia cada cosecha y que un vino o un café no son necesariamente malos por llevar un defecto, porque se puede llevar con gracia, pero si tienen que corresponder con el grano o la uva de la que proceden, con su madurez, clima y el contexto cultural que los rodea.

La ruta Café de la Cima y la sala de cata de Gabriele Rausse Winery

Con turistas extranjeros y colombianos se realiza 3 veces por semana la ruta cafetera Café de la Cima en el Municipio de Fredonia en Colombia. La caminata comienza con una taza de café caliente o una limonada de café fría. Se sube la montaña hacia los semilleros y las plántulas y luego se baja junto al cafeducto, un sistema de transporte de granos de café que utiliza el agua que nace en la montaña para llevarlos hacia la finca. Al medio día, visitantes y familia almuerzan la bandeja paisa, plato típico de los andes colombianos que trae frijoles, arroz, chicharrón de cerdo, huevo frito, aguacate, plátano maduro y mazamorra de maíz.

La mayoría de los visitantes del Gabriele Rausse Winery son turistas locales de Virginia, Carolina del Norte y Washington distrito Capital. En la sala de cata se pueden probar entre 6 y 8 vinos diferentes acompañados por comida, pan fresco cocido en casa y aceite de oliva siciliano. Una botella de vino vale entre 15 y 35 dólares.

Los agricultores están de acuerdo en que crear una experiencia de vida alrededor de beber vino o café es uno de los valores agregados más valiosos de un producto vivo, es decir un producto que sigue cambiando hasta su consumo o preparación; y que está influenciado por la temperatura, la luz y el almacenamiento.

“Sacar el corcho de una botella de vino es casi un ritual, no lo es tanto cortar la esquina de una Tetra-pak, aunque los dos materiales cumplan la misma función.” Peter explica que la manera en que te acercas a un producto cambia el gusto del mismo y hace temblar los conceptos de calidad entre los expertos. “Un mismo vino puede saberle muy diferente a la misma persona si lo prueba el día de su matrimonio o el día que le piden el divorcio.”

Al final de la ruta cafetera en Café de la Cima, el visitante ya conoce los procesos de lavado, secado, trillado y tostado. Ahora puede catar el café preparado en presa francesa, el método de goteo, colado o la bomba japonesa. Cada participante selecciona el que más disfrutó. Humberto explica que había 5 niveles de tostado y que el modo de preparación impacta la elección del cliente, porque “cada uno tiene una educación diferente que afecta la experiencia y predilección por ciertos ritos.”

Aunque se pueden conseguir vino Gabriele Rausse en los mercados locales de Charlottesville, y Café de la Cima tiene un punto de venta en la ciudad de Medellin, la mayoría de sus clientes quieren ir hasta la finca, acercarse al agricultor, catar y comprar. Queda claro que estos dos negocios de familia se enfocan más en la calidad y la innovación que en la distribución. Actualmente, Humberto Acevedo está investigando la posibilidad de producir papel del pergamino, un subproducto del trillado de café y Peter Rausse está experimentando con la cáscara de uva, subproducto del exprimido, para hacer aguardiente.

¿Y ustedes qué prefieren, un buen vino o una rica taza de café?

*todas las fotos son cortesía de Erika Valero.

PHR_0479

PHR_0484

PHR_0486

PHR_0500

PHR_0533

 

 

¿Por qué la comida nos evoca cosas del pasado?

Los que me han leído un poco saben que tengo algo especial con la comida. Por muchas razones me cautiva, la fotografía de alimentos por ejemplo se robó mi corazón y logró desplazar el amor que tenía por los retratos. También con los años se me ha despertado el gusto por cocinar. Cada vez que vuelvo a Colombia, mi país, voy a la sección de frutas del supermercado a buscar granadillas, una exquisités que nunca he encontrado en los años que llevo viviendo en Estados Unidos. Pero mi inquietud va más allá de unas fotos provocativas y perfectas, o de recetas saludables o al contrario bien engordadoras. Me intriga saber cuál es ese efecto que nos produce pensar en cosas que comimos cuando
Investigué un poco y esto fue lo que encontré. De acuerdo con  un artículo publicado en Harvard University Press, en nuestro proceso evolutivo la comida ha ocupado un lugar muy importante en el cerebro, especificamente en el hipocampo. Éste es el que se encarga de almacenar memorias a largo plazo y es digamos, ese proyector que construye la película de nuestra vida. Además, el hipocampo está conectado con partes del cerebro que son más sensibles al olfato y las emociones.

Muy intersante, pero para ser honesta, no fue nada nuevo saber que nuestro cerebro se apega a recuerdos que son traídos a la vida a través de un olor, un sabor, o quizás una canción.

Pregunté a mis amigos qué tipo de comida les recordaba algo en especial y esto fue lo que me respondieron:

La colada de maizena que hacía mi abuela, los frijoles…a mi madre, obleas de Caldas visitando a mi hermana Gloria Lucía, el sancocho me recuerda los fines de semana en la finca, el cernido de guayaba que hacía María en La Estrella, la mazamorra a mi abuelita, La carne con tomate de la tía Ñoña, las arepas de la negra después del tunel cuando dábamos la vuelta a oriente, los frijoles con encurtido de tu agüelita, las panelitas de mi mamá sobretodo la de piña, arroz con coco y quesito, los bombones que hacía Anita Fonnegra en casa de Nana, tu tatarabuela…

Leyéndolos se me hizo agua la boca y empecé a recrear momentos de mi niñez. Se me vino a la mente un postre de peras que hacía mi madre cuando yo estaba muy pequeña, y que nunca más volví a comer, pero tengo la combinacion de sabores en la cabeza.

Lo más particular de mi pequeña encuesta, es que nadie mencionó platos sofisticados, todos evocaron comida casera, barata, del pueblo…comida del alma.

En la película animada Ratatouille representan perfecto cómo un platillo simple, del campo, devuelve a la infancia y un poco a la humildad a un crítico de alta cocina, snob y muy prepotente.

Para ver el fragmento de la película puedes hacer click aquí

Yo seguiré en la búsqueda de comida que me llegue al alma, de recetas que perduren en el tiempo como la de este pie de manzana, que preparábamos cuando empezó nuestra historia en este país donde no encuentro granadillas, ni dulces de abuela…

¿Y a ustedes qué comida los devuelve en el tiempo?

Gracias por leer y recuerden nutrir el alma de recuerdos, del olor de las flores, del frío de la montaña, y de platos compartidos en familia porque el corazón y la panza no saben de alcurnias. 

 

 

 

La vida que nos roba el trabajo

Por: Paula Gallego

Media hora para comer, sentarme, estirarme y seguir, era mi tiempo de descanso en la cadena de almacenes donde trabajé durante muchas vacaciones cuando estaba todavía en el colegio.

Hoy, una imagen parecida fue mi hora del almuerzo, pero esta vez fue sentada en un escritorio, haciendo lo que me  gusta y lo que tanto esfuerzo me costó aprender en mi paso por varias universidades. Mirando la pantalla del computador, concentrada en la comida pero también en lo que escribía, comí sin saborear y escribí sin pensar.  No saben qué escena tan deprimente me pareció. No solamente porque he desarrollado esta obsesión por la comida, sino porque creo que nuestro cuerpo merece que le dediquemos al menos unos minutos para reponer esa energía que tanto le robamos.

Muchas veces los títulos se roban nuestra identidad. En aquel entonces en mis tiempos de adolescente, yo miraba mi experiencia como vendedora como un aprendizaje, y algo en mí sabía que ese cansancio profundo de estar parada doblando camisetas o lidiando con clientes  por mas de 10 horas, algún día sería cosa del pasado… o quien lo iba a pensar, tema de un artículo. Hoy, aunque los grandes títulos no han llegado, extraño de alguna manera esos días en que cuando ponía un pie afuera de mi trabajo, mi mente, mi cuerpo y mi vida eran otra vez míos. Dudo que me acostara pensando qué tan mal doblada me quedó la camiseta polo roja, ahora en cambio sueño con la pantalla del celular, pienso en cosas del trabajo antes de dormir y respondo emails a horas que debería estar haciendo cosas para mi o mi familia.

Como parte de la ola de desempleados que coincidencialmente ha afectado a varios amigos, uno de ellos que sí tenía un gran título me decía algo como, cuando todo esto pasó me di cuenta que al llegar a mi casa yo seguía siendo yo, en mi casa con mi esposa y mi familia, no soy un gerente o un presidente, soy una persona con nombre y apellido.

No me malinterpreten, cada trabajo te regala minutos de vida. En lo económico, lo intelectual, en lo personal, siempre hay algo gratificante, incluso con todo lo que nos molesta. Pero es cierto que muchos de nosotros dejamos que el trabajo se meta en nuestra casa, interrumpa cenas con nuestras familias, se apropie de nuestros sueños y nos haga ver al doctor por alguna dolencia causada por el estrés.

Por mi parte puedo decir que en todos los trabajos que he tenido, que han sido bien variados en categoría, he conocido las personas mas increíbles, con las que tendría un libro entero para escribir de todas las anécdotas que algún día vivimos. En lo personal, prometo no volver a comer sentada en mi escritorio y trataré de cerrar el día como cuando se cerraba el almacén con camisetas que no me quitaban pedazos de vida.

 

 

 

 

Mi obsesión con la comida

Por: Paula Gallego

“¿Qué es lo que hace la gente normal ? ¿Qué es lo que hace a una familia normal feliz? No lo sé muy bien. Durante todos mis años en el negocio de los restaurantes no sabía lo que era la vida en familia. Desde los 17 años, la gente normal para mi era una abstracción, literalmente eran siluetas en el salón de los restaurantes donde trabajaba. Yo los veía desde la perscpectiva de un profesional de la cocina, un chef, es decir, alguien que no tenía una vida de familia. Alguien que estaba relacionado solo con otros profesionales del mundo de los restaurantes que trabajaban mientras otra gente jugaba y jugaban mientras la otra gente dormía. Yo entendía sus comportamientos anticipándome a sus deseos inmediatos. ¿Esta vez ordenarían pollo o salmón? Normalmente los veía en su peor momento, hambrietos, ebrios, cachondos, de mal humor, celebrando la buena fortuna o desquitando su mal día con el mesero” -Anthony Bourdain.

Cuando escuché esta entrevista en la radio, la piel se me erizó y me devolví 20 años en el tiempo. A mis 19, empecé el segundo trabajo de mi vida. Fuí mesera por varios años mientras estaba en la universidad y como dice Bourdain, mis fines de semana eran distintos a los de la mayoría de mis amigos. Mientras muchos de ellos estaban pensando en qué hacer en la noche, yo preparaba mi delantal para empezar mi jornada. No era que no saliera de rumba, sólo que lo hacía más tardecito que lo normal. En Medellín había una discoteca de salsa llamada Visagra y allá se remataba la noche y como yo, muchos otros meseros, bar tenders y otros noctámbulos castigábamos baldosa hasta el amanecer.

Ser mesero es un trabajo duro. Como dice en el escrito, uno se encuentra cara a cara con la vida de las personas, con su hambre, su frustración, su afán, su alter ego. Pero también se topa con clientes que le hacen la noche, y no solo por su generosidad en la propina, si no por su simpatía y amabilidad.

Pasé por comida italiana, francesa, colombiana e internacional. De todos aprendí una que otra receta y en cada uno conocí personas que marcaron mi vida, por ejemplo en el restaurante que menciono en este artículo.

Entre tantas cosas que me quedaron de “meserear” fue el respeto por las personas que trabajan en la industria de los restaurantes. Sacrificar horas de sueño por servir a otros es algo que vale la pena ser reconocido, por mi parte lo hago con una buena propina. En Estados Unidos por ejemplo, el salario que los meseros reciben por hora es casi nominal, porque de donde realmente vienen sus ingresos es de las propinas. Así que ya saben…

También me quedó un amor por la comida que no se me quita, y no es por aquello de que vivo con hambre, si no que entendí que la relación que tenemos con los alimentos va ligada a lo que estamos viviendo en el momento, a emociones, a recuerdos. Si estamos gordos la dieta cambia, si estamos flacos la dieta no importa, si estamos pobres que dieta ni que nada. Para mi, niñez sabe a dulce de leche hecho por mi abuela. Creo que por esto he descubierto un entusiasmo para fotografiar alimentos que se los comparto en mi página de fotografía que pueden encontrar aquí.

Anthony Bourdain es un chef, autor de libros y personalidad de la televisión, que ha recorrido el mundo descubriendo sus comidas y costumbres. El escrito de introducción es un fragmento de su libro Apettites donde traduce a la simplicidad de la vida familiar varias de sus recetas y experiencias de viajes. No aguanté las ganas de traducir ese trozo de texto para ustedes y para mi obvio, porque para mi la comida es emocional y mi parte emocional sigue hablando en español.

Gracias por leer y no se olviden de comer como si no hubiera un mañana y de ser generosos con los que les gustaría estar en otro lado menos sirviendoles a ustedes.

-Paula.

Entrevista de Anthony Burdain en NPR 

De dónde sale La Caja de Paula

Por: Paula Gallego

La tarea para la próxima clase es escribir un ensayo. -Instituto de Artes, Medellín, ya casi lista para graduarme de publicidad-

Para ese momento yo ya estaba ducha en camapañas publicitarias, diseños de logos y piezas gráficas. Entendía cómo funcionaba la publicidad en radio, prensa y televisión, pero de ensayos no tenía ni la mas mínima idea. Muy cortesmente, que valga el sacarsmo, mi profesor me llamó aparte y me dijo qué tan avergonzada debería sentirme de entregar un escrito tan pobre. ¿Pero si nadie me había enseñado en qué consistía un ensayo?, pensé.

Pasaron los años y paradójicamente estudiando inglés fue como aprendí a escribir en español. Gracias a Carlos Valdez, un profesor estricto de escritura, aprendí la estructura más básica de cómo  escribir un ensayo para mi entrada a la universidad en USA.

Pero más allá de mi talento o no para escribir bien, con los años ha ido creciendo en mí esta necesidad de compartir historias. No en vano vengo de una cultura de la región antioqueña de Colombia donde cito al músico Juancho Valencia quien dice “Creo que somos mejores contadores de historias. El paisa es muy buen cuentero, tenemos más placer por la palabra que por el movimiento”. Aparte de que en mi familia abundan los poetas, músicos, investigadores y bohemios, tenemos en común esa inclinación por preservar lo vivido.

La necesidad hace que desarrollemos nuevos talentos. Creo que los largos emails que enviaba contando mi nueva vida en los Estados Unidos me inspiraron a sentarme a escribir.  Ahora cuando me pregunten en un formulario: Hobbies? no voy a poner “ver películas” solo por rellenar. Escribir se ha convertido en una de mis actividades favoritas.

Con La Caja de Paula pretendo compartir un poco sobre mi visión de la vida y  mis experiencias  y así como yo me relajo escribiendo espero que ustedes disfruten y se disipen un poco al leerme. A las 1,800 personas que han entrado a este blog, entre ellas mi familia, los hackers, aquella persona en Bangladesh y otros países de lenguas extrañas, gracias por tomarse el tiempo de darle un click a alguno de mis artículos. No olviden dejar sus comentarios, que aparte de que me alegran el día, me gusta saber lo que piensan y cuáles son sus posiciones frente a los temas discutidos.

A los dos profesores que estuvieron unos cuantos meses en mi vida también les agradezco, al primero porque entendí que somos seres cambiantes con la capacidad de mejorar, y al segundo, por darle a esta publicista las herramenitas básicas para comunicar de una manera decente historias de vida que quedan guardadas en esta caja viurtual llamada La Caja de Paula.

Feliz 2017 para todos y espero que haya Caja para rato!

Paula.

 

Todo tiempo pasado fue…

Leer el obituario en el periódico era la tarea diaria de Doña Chila la abuelita de mi esposo. Dicen que al entierro de su marido fue tanta gente de toda la ciudad, que ella se sentía en deuda con cuanto difunto y sus familias había.
Cuando yo nací, mi papás recibieron telegramas y tarjetas de felicitación, por aquello que vivíamos en la costa y el resto de la familia vivía en el interior.
La correspondencia de amor en el colegio era muy distinta a lo que es ahora. Por ejemplo, mi hermano que ya estaba en bachillerato le mandaba cartas conmigo a una una niña grande que le gustaba, pero antes de yo entregarla, pasaba por medio salón de cuarto de primaria, la leíamos y ya después hacíamos que llegara a su destino.
Enterarse de los divorcios, las quiebras económicas, los embarazos inesperados era labor de las tías chismosas en reuniones sociales o por llamadas telefónicas.

Ahora existe Facebook.

Lo que comenzó como un sitio web para conectar amigos y compartir de una forma innovadora nuestra vida social, se ha convertido en una de las plataformas mas poderosas del planeta. Ésta dejó de ser una red de amigos y sus fotos familiares para transformarse en una de las principales fuentes de información del momento. Ahora en una sesión de Facebook podemos ver las fotos del nuevo bebé de la familia, la guerra desgarradora en Aleppo, la muerte de la conocida “Princesa Leia” y otros tantos aconteceres de nuestro grupo social cercano.

Áreas como la publicidad, la información, la venta de productos y servicios, etc, han tenido que repensarse y adaptarse a esta nueva forma de comunicación. Para mi que trabajo con un medio de información, veo que el reto es constante ¿cómo lograr traer més lectores o capturar más audiencia? y la respuesta es: a través de Facebook.

La influencia que tiene Facebook en el colectivo es tambien abrumadora. Todos los días se firman peticiones que dan la vuelta al mundo y en muchas ocaciones logran su objetivo. Se forman grupos secretos donde la unica forma de entrar es por invitación y casi como los masones se ayudan entre si y mueven sus influencias para intereses particulares.

Para unos, Facebook es el falso reflejo de vidas felices y perfectas, donde no hay muerto malo ni esposo infiel, donde no hay cuerpos feos y todos son profesionales en nutrición. Para mí, es simplemente una pizarra colectiva llena de emociones, no siempre positivas, donde miles de personas se conectan diarimente con el mundo exterior. Claro está que hay que saber leer entre líneas y decantar un poco tanta información que en la mayoría de los casos resulta siendo des-información. 

¿Que opinan ustedes, todo tiempo pasado fue mejor, peor o simplemnete diferente?

Gracias por leer!

Paula.