El Ángel de Julia

Por: Paula Gallego

Venía yo de Colombia con esos cansancios que dejan los aeropuertos  y los viajes.  Traía también ese cansancio emocional que suele acompañarme cada vez que vuelvo de mi Medellín, donde cada que voy me porto como turista, y como dice la canción, vuelvo  siempre a los viejos sitios donde amé la vida.

Realmente no es cansancio, es una carga emocional que me queda después de visitar lugares, ver a mi familia y amigos, y darme cuenta que la vida pasó, que ahora estoy lejos y que no estoy segura cuando será la próxima vez.

Así, agotada y repitiendo en mi cabeza la frase en inglés que siempre se me ocurre “leaving home to go back home” “dejando mi casa para volver a mi casa”, estaba haciendo la fila en inmigración cuando una señora me dice “hablás Inglés?”.

Era Julia, una señora encantadora que me contó su vida en 5 minutos y me dijo “Acompañáme hasta que pase inmigración que no se hablar Inglés y me pongo muy nerviosa”

Pasé yo primero y me hicieron esperarla adelante. Por culpa de una dermatitis muy fuerte, sus huellas digitales no eran detectadas bien por el lector dactilar y retuvieron a Julia por un rato largo. La esperé, la ayudé con las maletas, nos contamos otra parte de la vida en otros 5 minutos y en la aduana, la volvieron a parar por los bocadillos y otras cosas de comida “no permitidas”.

Finalmente nos despedimos, nos dimos el teléfono, me dió las gracias y me dijo “Si vas a Tampa me llamás”

Pasó un rato, comí, me senté, y estando en la transición de olvidarme de la tristeza de dejar a Medellín para sentir la alegría de llegar y ver a mis esposo y mi hijo, me encuentro con Julia en el pasillo y me dice “Paula voz sos un ángel, yo venía rezando en el avión que me encontrara con alguien que me ayudara” Me dijo otro tanto de cosas bonitas que me llegaron al corazón, las dos lloramos, nos abrazamos y ahí sí, nos despedimos.

Lo que Julia no sabe,  es que ella fue mi ángel. Esta señora, que viene por meses a trabajar para sostener a su mamá de 90 años, me recordó que la vida hay que vivirla con un propósito y que dar una simple mano para unos puede significar el cielo para otros.

Les comparto “La Canción de las Simples Cosas” por La Sole.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s