El paracaídas de los 40

Por: Paula Gallego

Así como cambia la paleta de colores en las estaciones y empezamos a ver los tonos tierra en el otoño o los azules durante el verano, las redes sociales son un indicador generacional fascinante donde vemos como cada etapa de la vida se ve reflejada en las publicaciones de nuestros amigos.

No puedo negar que para mi el tema de la edad es complejo. Hago bromas todo el tiempo sobre mi edad, me quito los años y alardeo de estar vieja, pero en el fondo sé que estoy en la flor de la vida y estoy inmensamente agradecida de tener salud y un despertar cada día lleno de oportunidades. Mi problema con la edad, diría yo, es la nostalgia.

Este último cumpleaños pasó sin pena ni gloria. No fueron los temidos 30, ni los fabulosos 35 y tampoco califiqué para la gran celebración de los 40. Cumplí esos despersonalizados 38 donde, como me lo dijo la dermatóloga en estos días “estás muy vieja para tener ese acné” pero a la vez sigo joven y con la seguridad de querer devorarme el mundo.

Volviendo al tema de las redes sociales, me imagino que les ha pasado que sus bandejas se llenan de fotos de bebés, primeros días de colegio, viajes, fiestas de la universidad, etc. De acuerdo a sus etapas de la vida, es lógico que en sus círculos sociales esté pasando lo mismo. En mi caso, he encontrado algo que me ha llamado la atención y son las fotos en paracaídas.

A simple vista hacer cosas fuera de lo normal al rededor los 40 tiene mucho sentido. Cosas como volverse piloto de motocicleta, empezar a practicar kite surfing, hacerse un tatuaje, renunciar al trabajo y aventurarse en ser independiente, dejar a su esposo o esposa por carne más fresca o dar el tán de moda salto en paracaídas, podrían significar símbolos de libertad o quizás de rebeldía.

Todos estos cambios son más conocidos en Inglés como “the middle age crisis” o la crisis de la edad mediana. En 1980 este tema empezó a tomar fuerza entre los psicólogos y aunque su nombre lo indica no es necesariamente una crisis sino más bien un punto de transición en la vida adulta.

Personalmente lo veo como una parada de pits. Desde pequeños hemos estado preocupándonos por salir adelante con nurstros estudios, tener un trabajo exitoso y formar una familia. A este punto, varias cosas de esa lista es muy probable que estén resueltas y sino, queremos tomarnos ese tiempo para satisfacernos a nosotros mismos y olvidar por un momento todos a los que hemos querido impresionar durante la vida.

Por mi parte, mi más reciente muestra de reveldía fue hacerme un tatuaje temporal en la playa que me duró lo que dura el pelo cepillado en noche de lluvia. A los que se han tirado del paracaídas, mis respetos, no los envidio pero si eso los hace felices los aplaudo.

Como dicen por ahí, no es ponerle años a la vida, sino vida a los años.

Y a la dermatóloga, que gracias por el piropo.

-Paula.

Fuente: http://www.webmd.com/depression/features/midlife-crisis-opportunity

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s